miércoles, 25 de noviembre de 2009

Luna Nueva


Sin haber visto su primera parte, y movido por mi acompañante, me predispuse a ver la continuación de esta saga sobre vampiros que tan de moda parece haberse puesto. Aún sabedor del riesgo que estaba corriendo al hacer esto, me dije a mi mismo: Asier, no dejan de ser vampiros, intentemos sacar algo positivo de esto, por muy minúsculo que pueda ser...

Pues bien, mis expectativas se han visto holgadamente superadas. Sin más dilaciones, la película es:

I-N-F-E-C-T-A

Sin dudar un segundo, una de las peores películas que estos ojos han tenido "a bien disfrutar" en toda su corta pero intensa existencia. No exagero si digo que en más de una ocasión durante su visionado se me pasó por la cabeza arrancarme los susodichos ojos para hacer más digerible semejante desfile de mermelada rancia.

Obscena. Tremebunda. Pestilente.

No debería extenderme más; proyectar de nuevo en mi ya de por sí maltratada cabeza este esperpento para escribir una crítica no debe, bajo ningún concepto, ser bueno para mi salud mental. Si tuviese un psicólogo,  estoy convencido de que ya me habría hecho parar esta locura... pero como no lo tengo, y ya que estoy, apunto cuatro detalles:

Aquí absolutamente nada funciona, todo es un descomunal despropósito...un agujero negro, EL VACÍO, la muerte.

Arrítmica de principio a fin, nefastamente "dirigida", con una tensión y progresión dramáticas totalmente inexistentes. Nunca antes, y digo bien, NUNCA, me había aburrido tanto viendo una película. Los diálogos son de clase de parvulario afectada por la deficiencia mental. De una pobreza, ramplonería y un meloso decrépito y estomagante que tiran de espaldas. Así son los jóvenes de hoy en día? Me niego a tener que creérmelo!

Todo en esta película transmite tristeza (entiéndase tristeza en la más peyorativa de sus acepciones), pereza, dejadez y el más profundo de los aburrimientos.

El personaje de Bella, la protagonista de este circo, es, sin rodeos, absolutamente despreciable. Niñata pija y estúpida, que centra y rige todo su patético universo alrededor de un muchacho, también pijamente estúpido y paliducho de pro, por y para el cual vive y del que anda constantemente detrás cual perra faldera, sin que ni por un segundo se atisbe ningún otro tipo de objetivo o inquietud en su vida. Ya como concepto en sí (este concepto de mujer que promulga la película) me parece de un reaccionario, de un conservador, y, por qué no decirlo, de un machista mal asumido tan cuestionables que horroriza. Pero para más inri, que este "mensaje panfletario" se convierta en una especie de manual/biblia de procedimiento para muchas otras incautas, inmaduras, e indefensas adolescentes ya me parece de juzgado de guardia. Aterrador. Odié INTENSAMENTE, casi hasta la nausea, cada segundo que aparece Bella en pantalla. Por no hablar de una actuación absolutamente plana y desprovista de cualquier tipo de emoción humana. Los otros dos COPROtagonistas no hacen sino enmierdar más las, ya de por sí profundamente enmierdadas, cosas. No es ya sólo que me parta el alma en dos ver como dejan hundidos por los suelos los mitos del vampiro y del hombre lobo respectivamente; es que sus "actuaciones", de APAGADAS y RIDÍCULAS que son, llegan en muchos casos (la gran mayoría de ellos) a abrazar con fuerza lo demencial y dantesco.

Con Luna Nueva he sentido algo que hacía muchísimo tiempo que no sentía en un cine, vergüenza ajena viendo una película. Matizo: La mayor de las vergüenzas ajenas en un cine. Asomó en mí el enfermizo "que no me vea nadie conocido viendo/saliendo de ver esta cagada gigante de dinosaurio, por el amor de dios" que en tan contadas ocasiones llega a producirse.

Por no funcionar, no funciona ni como comedia involuntaria. Y eso creo que es una máxima que deberían auto-imponerse muchos cineastas mediocres: si no eres capaz de concebir una película que sea capaz de llegar a unos mínimos exigibles de decencia para no hacer sentir sucio al espectador durante su visionado, al menos permite a este que se pueda reír sin complejos de tu película (y quiero hacer hincapié en que estoy hablando de reírte DE la película, no con ella)...sólo por respeto y dignidad, que el cliente paga.

Lo que nadie me podrá quitar jamás es el consuelo de haber tenido la mejor compañía durante la proyección, y la firme y determinada promesa de preferir una muerte lenta y dolorosa antes de repetir visionado con esta o cualquiera de sus continuaciones.

Si queréis ver una película reciente que trate una bonita historia de cariño y amistad entre un humano y un vampiro, poneos por favor esa absoluta maravilla que es "Déjame Entrar" y huid como alma que persigue el diablo de esta insultante, plomiza y humeante mierda.



martes, 17 de noviembre de 2009

2012...Ronald Emmerich y su cine catastrófico.


"ESTÁBAMOS ADVERTIDOS"...

Eso es lo que reza el cartel de "2012".

No voy a ser yo el que se atreva a negarlo a estas alturas. Y es que pocas veces en la carrera publicitaria de una película palomitera hollywoodiense, una frase promocional nos avisa con tan poco tipo de pudor de lo que se nos viene encima.

El cartel lo indica bien claro: Una película de Ronald Emmerich......

Estábamos advertidos.


He de decir que, en el fondo, no puedo dejar de admirar profundamente a Roland Emmerich.

Le admiro a él y a su inigualable visión a la hora de crear personajes.

¿Cómo no hacerlo? Toda su carrera, para el que quiera verlo, está tocada por la genialidad....

Película tras película en las que sus protagonistas, rodeados de muerte, destrucción y caos siempre sacan un momento para hacer un chascarrillo... ¿Cómo no admirar a gente que arriesga así su vida por el humor? ¿Cómo no admirar a John Cusack, que, cual superheroe de la clase media, se convierte en dios cada vez que se pone a los mandos de cualquier tipo de vehículo imaginable (ya sea terrestre o aéreo)? ¿Cómo no admirar a Matthew Broderick, que emulando a Felix Rodríguez de la Fuente es capaz de adivinar que un lagarto gigante mutado por la radiación está embarazado gracias a.... un test de embarazo humano!? ¿ O al tipo indio de la aquí comentada 2012, que, al poco de comenzar la película, tiene las santas pelotas de coger y llamar a su colega instantes antes de que una ola gigante le mate a él y a toda su familia sólo para saludar? ¿O a Will Smith y a Jeff Goldblum, que, demostrando una astucia inusitada, consiguen acabar con una invasión extraterrestre utilizando..... un virus informático? ¿O a Woody Harrelson paseándose borracho por el set de rodaje de 2012, probablemente sin saber que estaban rodando una peli? ¿O a esos aborígenes rastafaris y de ojos azules, que usan Mamuts en el desierto para construir pirámides? ¿O a Bill Pullman como perfecto y todopoderoso presidente de los Estados Unidos de América (y por ende del mundo mundial), destrozando marcianos con su avión de combate y convirtiéndose así en el sueño húmedo detodo buen republicano?


Y por supuesto, como ya he dicho, a Roland Emmerich : Cómo no admirar a un hombre que lleva haciendo  la misma película una y otra, y otra, y otra, y otra vez…

¡Y cada vez "mejor"!

¿Cómo no admirar 2012, una película sobre el apocalipsis que acaba con una niña diciéndole a su padre que ya no se mea en la cama, que ya no necesita más los dry-nites?

 Gracias, Roland Emmerich!









.