martes, 17 de noviembre de 2009

2012...Ronald Emmerich y su cine catastrófico.


"ESTÁBAMOS ADVERTIDOS"...

Eso es lo que reza el cartel de "2012".

No voy a ser yo el que se atreva a negarlo a estas alturas. Y es que pocas veces en la carrera publicitaria de una película palomitera hollywoodiense, una frase promocional nos avisa con tan poco tipo de pudor de lo que se nos viene encima.

El cartel lo indica bien claro: Una película de Ronald Emmerich......

Estábamos advertidos.


He de decir que, en el fondo, no puedo dejar de admirar profundamente a Roland Emmerich.

Le admiro a él y a su inigualable visión a la hora de crear personajes.

¿Cómo no hacerlo? Toda su carrera, para el que quiera verlo, está tocada por la genialidad....

Película tras película en las que sus protagonistas, rodeados de muerte, destrucción y caos siempre sacan un momento para hacer un chascarrillo... ¿Cómo no admirar a gente que arriesga así su vida por el humor? ¿Cómo no admirar a John Cusack, que, cual superheroe de la clase media, se convierte en dios cada vez que se pone a los mandos de cualquier tipo de vehículo imaginable (ya sea terrestre o aéreo)? ¿Cómo no admirar a Matthew Broderick, que emulando a Felix Rodríguez de la Fuente es capaz de adivinar que un lagarto gigante mutado por la radiación está embarazado gracias a.... un test de embarazo humano!? ¿ O al tipo indio de la aquí comentada 2012, que, al poco de comenzar la película, tiene las santas pelotas de coger y llamar a su colega instantes antes de que una ola gigante le mate a él y a toda su familia sólo para saludar? ¿O a Will Smith y a Jeff Goldblum, que, demostrando una astucia inusitada, consiguen acabar con una invasión extraterrestre utilizando..... un virus informático? ¿O a Woody Harrelson paseándose borracho por el set de rodaje de 2012, probablemente sin saber que estaban rodando una peli? ¿O a esos aborígenes rastafaris y de ojos azules, que usan Mamuts en el desierto para construir pirámides? ¿O a Bill Pullman como perfecto y todopoderoso presidente de los Estados Unidos de América (y por ende del mundo mundial), destrozando marcianos con su avión de combate y convirtiéndose así en el sueño húmedo detodo buen republicano?


Y por supuesto, como ya he dicho, a Roland Emmerich : Cómo no admirar a un hombre que lleva haciendo  la misma película una y otra, y otra, y otra, y otra vez…

¡Y cada vez "mejor"!

¿Cómo no admirar 2012, una película sobre el apocalipsis que acaba con una niña diciéndole a su padre que ya no se mea en la cama, que ya no necesita más los dry-nites?

 Gracias, Roland Emmerich!









.

2 comentarios:

  1. Espero ansioso la entrada de Mr Boll (dicen que la última suya está incluso bien hecha XD).

    Por lo demás, me lo pasé bien con 2012 y Danny Glober de presidente negro XD, me dieron lo que quería

    ResponderEliminar
  2. Una crónica simplemente sublime. Mis enhorabuenas Don Tearintherain.

    (La cabeza de Roland Emmerich es demasiado pequeña para su cuerpo)

    ResponderEliminar